Noticias de Venezuela La tendencia al alza de los precios de hortalizas y verduras, mantienen a los sancristobalenses comprando de “a poquito”, bajando ostensiblemente las ventas en todos los mercados populares de San Cristóbal. Así lo reseña lanacionweb.com

En un recorrido dominical, los sancristobalenses se mantenían aún alarmados porque, afirmaron, se estimaba que una vez concluida la temporada navideña y de fin de año, los precios de hortalizas y verduras tendrían una baja, pero al contrario los primeros días de enero, mantenían la tendencia al alza.

Los mercados La Guayana, La Ermita, Pequeños Comerciantes y alrededores del terminal de pasajeros, se observaron con muy pocos compradores este domingo cuando regularmente se veían abarrotados de sancristobalenses buscando abastecerse de dichos alimentos.

El pimentón es uno de los productos de mayor precio. El kilogramos se cotizaba en todos los lugares visitados entre 160 y 180 mil bolívares. En ese orden le seguía la cebolla redonda que estaban ofreciéndose en 140, 145 y 150 mil bolívares el kilo, la zanahoria se ubicó igualmente con el precio de 80 mil bolívares el kilogramo y en algunos lugares dependiendo de la calidad estaba en 100 mil bolívares.

Poca venta de víveres
Este domingo en los mercados populares de San Cristóbal también fue objeto de preocupación por parte de los compradores, que eran muy pocos los expendios de víveres, pues los locales se mantuvieron cerrados, suponiendo los transeúntes que viene este lunes, nuevos precios.

El arroz partido se vendió a 35 mil bolívares el kilo; el empacado de un kilo estaba en 65 mil bolívares. La harina precocida se vendió a 74 mil bolívares, el litro de aceite en 120 mil bolívares, un kilo de café -que según dijeron no era de buena calidad- se estaba vendiendo en 75 mil bolívares.

Los pocos compradores que salieron pasadas las 10:00 de la mañana, se mostraban reacios a dar declaraciones a la prensa. Algunos hasta con gesto de molestia, pedían al reportero gráfico no “enfocarlos!”. Sólo hablaron tras cámara, mostrando su inconformismo de cómo a pesar de que ya pasó la zafra decembrina los precios siguen en constante alza. De allí la poca presencia de visitantes en los tradicionales centros de acopio de verduras, hortalizas y víveres de la localidad.