Dejó la dirección de Motorola en España para montar, junto a Xavier Omella, exdirector de telefonía móvil de Orange, su propia empresa, Indigitall, un revolucionario servicio de comunicaciones digitales para «smartphones» y ordenadores, que es único en nuestro país y que en un solo año ha superado los 20 millones de usuarios, tanto en España como en Suramérica, Francia e Italia. ¿La razón de tanto éxito?

Comunicaciones eficientes entre los más variados tipos de empresas, desde periódicos a bancos, compañías de seguros o pizzerías, y sus clientes. El usuario es, siempre el que elige. Y solo elige lo que más le conviene. Hablamos con el empresario Juan Carlos de la Vela. La empresa tecnológica española ha cerrado su primera ronda de financiación con una inyección económica que asciende a 450.000 euros y la incorporación de Victor Planas al equipo directivo.

¿Por qué decidió dar el salto desde Motorola?

Mi socio y yo vimos que había una necesidad que nadie estaba cubriendo. Y es la que tienen muchas empresas de comunicar con sus clientes de forma segmentada y personalizada, directamente a sus «smartphones» y ordenadores. Ahora mismo, los consumidores reciben una gran cantidad de impactos a través de diferentes canales de comunicación, y el problema es que les hacen poco caso porque los mensajes son demasiados y les llegan por todas partes. Las empresas tratan de contar cosas a sus clientes por todos los canales posibles, y al final eso genera mucho ruido. Nosotros solucionamos ese problema.

¿Cómo?

Indigitall también envía mensajes, pero de forma mucho más eficiente. Directamente al móvil, en forma de notificación, siempre con una imagen, que transmite mucha más proximidad, y lo que es más importante, de forma personalizada, no masiva.

«Ahora mismo, los consumidores reciben una gran cantidad de impactos, a través de diferentes canales de comunicación, y el problema es que les hacen poco caso»
¿En qué se diferencian esas notificaciones de todas las demás que recibe un usuario en su «smartphone»?

En primer lugar en que siempre llevan una imagen asociada, algo que es muy poco frecuente. En el sistema operativo iOS, por ejemplo, somos de las pocas empresas que lo hacen. Y en unos días añadiremos también la posibilidad de enviar GIF animados con las notificaciones. Creo que somos la única empresa en el mundo capaz de eso. Desde luego, hemos buscado y no conocemos otra que lo haga. Se puede crear el GIF directamente desde nuestra herramienta. Basta con cargar las fotos y nosotros generamos el GIF que recibirán los clientes. Además, se le puede enviar una notificación diferente a cada usuario, dependiendo de su perfil y de dónde se encuentre.

¿Esa tecnología está desarrollada por la propia empresa?

Sí, es una tecnología propietaria, desarrollada por nuestro equipo interno. Nuestra empresa tiene su sede en Madrid, pero tenemos clientes tanto en España como en otros países. Entre ellos un buen número de medios de información, diarios como ABC o La Razón, revistas como Hola, bancos como Evo o Bankinter, operadoras como Orange, empresas como el grupo Vips, Dominos Pizza o Securitas Direct, cadenas de hoteles como Iberostar…. Estamos teniendo un éxito tremendo.

¿Desde cuándo funciona?

Llevamos muy poco tiempo. Un solo año de actividad plena. Y en los últimos meses parece que ha habido un montón de empresas que se han dado cuenta de que tenían la necesidad que nosotros cubrimos. Ahora, todo el mundo ve necesario usar este canal de comunicación, cuando hace apenas seis meses solo unos pocos lo veían claro.

¿Por qué es necesario recibir notificaciones de empresas en el móvil?

Es necesario porque cuando quieres impactar en un cliente, tienes que hacerlo de forma eficiente. Cualquier persona recibe impactos publicitarios de forma continua, por televisión, por radio, prensa, carteles, autobuses, revistas, redes sociales… El problema es que todos esos canales están dejando de ser efectivos.

¿Y por qué considera más eficientes las notificaciones directamente al móvil?

Si vas , por ejemplo, caminando por la calle y pasas junto a una pizzería a cuyos servicios ya te habías suscrito antes, autorizando el envío de notificaciones, esa pizzería puede lanzarte, mientras pasas, una oferta personalizada para ti.

Es decir, que el cliente de esa pizzería ya la había autorizado previamente…

Claro, el usuario debe elegir las marcas que cree que le aportan más valor y permitir que esas marcas (periódicos, restaurantes, bancos, etc) le envíen notificaciones directamente al móvil. En el caso de la pizzería, Dominos Pizza puede elegir, por ejemplo, regalar la bebida a los usuarios que estén a menos de cien metros de distancia.

¿Hay ya muchas notificaciones de ese tipo?

Sí. Todos nuestros clientes las envían. Por ejemplo, todas las notificaciones que envía Evo Banco son personalizadas. Lo que no hay que hacer es enviar notificaciones a todo el mundo de forma masiva, sino personalizadas, específicas para cada usuario o grupo de usuarios. No se trata de hacer un mailing igual para todos, sino de segmentar los mensajes en función de las circunstancias de cada uno. Un banco, por ejemplo, podrá comunicar algo a su cliente cuando éste se encuentre sacando dinero del cajero. Orange, otro ejemplo, puede notificar que se ha acabado el saldo de la tarjeta SIM, o hacer una oferta personalizada a un cliente que pase en ese momento por delante de una de sus tiendas. Pero imaginemos que dos clientes de Orange caminan juntos y pasan a la vez por delante de una de sus tiendas. Podrían recibir cada uno un mensaje diferente, o recibirlo solo uno de los dos… Lo que hay que medir es cuándo es más eficiente impactar a cada usuario, cuáles son las mejores horas para hacerlo, saber si ya le has impactado recientemente para no volver a hacerlo y sobrecargarlo de mensajes…

¿Cómo se lleva a cabo esa selección de circunstancias?

Nuestro sistema se basa en Inteligencia Artificial para saber si los usuarios abren muchas o pocas notificaciones, qué servicios tiene contratados, cuáles son sus preferidos, a qué horas suele abrir los mensajes… Después se unen todas esas características de cada uno y cada usuario tiene su propio perfil de actividad en el CRM -gestión de relaciones con clientes-.

¿Cómo se lleva el manejo de toda esa información con el derecho a la privacidad de los datos?

Al final, nosotros no guardamos ningún dato del cliente. Solo la actividad de dispositivos anónimos. No sabemos quién es quién, solo que el dispositivo X, por ejemplo, suele abrir las notificaciones de noticias de deportes de tal periódico, o las de tal banco o tal comercio. Los que sí tiene datos de sus clientes, los que se han registrado en su aplicación, son el propio periódico, banco o comercio, que tienen que respetar la Ley Orgánica de Protección de Datos. Pero nosotros solo manejamos comportamientos de dispositivos anónimos. Para eso, los usuarios tienen que haber descargado previamente la app de su periódico, banco, etc, y autorizar a esa app para que le envíe notificaciones.

¿Y a través del ordenador?

Ofrecemos dos tipos de servicios. A través de una app, que es de lo que hablábamos antes, y a través de la web. Ahí no se descarga ninguna app, pero cuando un cliente de un banco navega en su página web, ya sea desde un «smartphone» o de un ordenador, ésta le pide permiso para enviarle notificaciones por Internet. De un modo o de otro, siempre tiene que haber una aceptación previa del usuario para recibir esas notificaciones.

¿Cuántos usuarios reciben ya este servicio?

En estos momentos, tenemos ya más de 20 millones de usuarios registrados en nuestro sistema. Y la evolución es tremenda. Le puedo decir que el último gran cliente que hemos activado es Securitas Direct. Lo hemos activado para España, Francia e Italia, y la empresa puede notificar a cada uno en su idioma y con contenidos personalizados.

¿Se puede utilizar su tecnología para más cosas, aparte de notificaciones de marcas comerciales?

Sí. Se puede utilizar en varios sectores. Medios de comunicación que quieren enviar breaking news o noticias destacadas de Bolsa, Deportes o lo que sea. El usuario final puede elegir, incluso, recibir notificaciones solo de su equipo de Fútbol. Otro de nuestros clientes, la cadena de Hoteles IberoStar, por ejemplo, puede enviar notificaciones antes de llegar al hotel, mientras estás en el hotel, dándote algún valor añadido, o enviarte una encuesta de satisfacción después de haber abandonado el hotel. El nuestro es un canal complementario de comunicación. Complementario del mail, que se ha ido convirtiendo poco a poco en un saco de spam y al que cada vez hacemos menos caso. Este es un canal alternativo, que tiene la ventaja de que se puede personalizar mucho.

¿Cuál es la competencia? ¿Hay otras empresas haciendo algo parecido?

Tenemos competidores en Estados Unidos, que hacen algo similar, pero nuestra herramienta es mucho más versátil y sencilla de usar.

«Todo el mundo lleva un móvil encima, y quiere recibir cosas que le sirvan y que sean personalizadas. Son los usuarios los que eligen de quién quieren recibir mensajes»
¿Están desarrollando ya algún otro tipo de tecnología?

Estamos estudiando canales como el Whatsapp o el Telegram para negocios, y otros posibles canales a través de los que las empresas quieran comunicarse directamente con sus clientes. Canales efectivos y dirigidos siempre al Smartphone, que es el dispositivo de comunicación personal con mayor penetración. Todo el mundo lleva un móvil encima, y quiere recibir cosas que le sirvan y que sean personalizadas. Son los usuarios los que eligen de quién quieren recibir mensajes. Ninguno de nuestros usuarios recibirá, nunca, una notificación de una empresa a la que no haya autorizado previamente. Y si cuando la ha autorizado la empresa a la que se ha suscrito se excede, por ejemplo, en el número de notificaciones que envía, el usuario puede darse de baja de inmediato y no volver a recibir nada de esa empresa o institución.

¿Cuánto factura la compañía?

Nuestro objetivo para este 2018, en el que tenemos previsto duplicar nuestro personal, de 9 a 18 personas, es facturar 1,5 millones de euros. Hemos abierto ya oficina en Barcelona y hace apenas unos días, además, cerramos nuestra primera ronda de financiación, que ha sido de 450.000 euros.