Noticias de VenezuelaDos muertos fue el resultado que dejó un supuesto enfrentamiento entre bandas y funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en la calle Bolívar y en el sector Curva Azul de Catia, a las 2:00 p. m. de ayer martes.

Una de las víctimas fue identificada como Eduardo Enrique Parra, de 19 años, quien se encontraba sentado en unas escaleras cerca de su casa cuando presuntos funcionarios llegaron disparando al aire.

“Él salió corriendo cuando vio a los policías porque no quería que un disparo le cayera, pero los funcionarios lo agarraron de una vez. Nosotros salimos de la casa cuando escuchamos los tiros y les dijimos que lo revisaran primero, pero lo hirieron dos veces en la espalda. Lo llevaron hasta el hospital de los Magallanes de Catia, pero llegó muerto”, relató su hermana Jenni Rivera.

Parra nunca estuvo detenido ni había tenido problemas con alguna persona en la zona. Se encontraba trabajando en una platanera en Catia. Dejó huérfano a un menor de dos años.

En el mismo hecho, también perdió la vida Kevin Alfredo Bonaldy Sánchez, de 20 años. Su padre, Alejandro Bonaldy, comentó que unos delincuentes se encontraban a un lado de la calle y su hijo, con la novia, estaban del otro lado, cuando empezaron los disparos.

Uno de los presuntos policías se le acercó y le dio tres tiros en pierna, manos y pecho. Fue ingresado en el hospital de los Magallanes de Catia donde llegó sin signos vitales Los familiares denuncian lo ocurrido pues aseguran que Bonaldy era un muchacho sano y sin antecedentes.

“Como policía sé como es eso, porque los matan o los montan en el carro, o los llevan lento para que se mueran en el camino. La policía pasa por el frente de los ladrones y no les hacen nada porque los delincuentes pagan vacuna”, relató el padre de Bonaldy, quien fue jefe de patrullaje de la Policía de Caracas hace siete años.