Luis Britto García.- 1 Una Cumbre de las Américas reunida en Perú para condenar la corrupción, y antes de la cual el presidente de ese país debe renunciar justamente por corrupción. Una Cumbre de las Américas que invita a 34 países, de los cuales asisten sólo 14 gobernantes. Una Cumbre auspiciada por el llamado Grupo de Lima para condenar a Venezuela, y a la cual se prohíbe asistir al presidente Nicolás Maduro, vetándonos el derecho a la defensa. Los gobiernos de Cumbre en Cumbre, y los pueblos de abismo en abismo, decía Hugo Chávez Frías.

Una Cumbre que degeneró en barranco, y en sepultura del Grupo de Lima.

Dale, Señor, el descanso eterno.

2 Mientras gobernantes corruptos se reúnen para condenar la corrupción, los pueblos se organizan. Los movimientos sociales son grupos centrados en la consecución de metas económicas, sociales y culturales, que no necesariamente aspiran a la toma del poder político, pero que pudieran ser decisivos en la conquista o las decisiones de éste. Brotan como hongos cada vez que el gobierno descuida o posterga  vindicaciones legítimas. Son el campo abonado donde germinan los nuevos poderes. Decía Rousseau que los gobiernos hacen continuos esfuerzos contra el pueblo soberano, y que éste debe reunirse para afirmarse.  Al tiempo que se hunde el Barranco de las Américas confinado en el Hotel Sheraton, progresa una Cumbre de los Pueblos en doce sedes limeñas.

3 Múltiples sedes, temas inagotables. ¿Qué se ventila en las Cumbres de los Pueblos? Ante todo, nueva constitución y poder popular: la esperanza de que el soberano reasuma sus supremos poderes y reconstituya el cuerpo político y social.  La militarización y criminalización de la protesta popular. La llamada restauración conservadora y el neofascismo, los planes de dominación imperialista y las nuevas dictaduras; la democracia protagónica, el socialismo comunal. Las amenazas de privatización de la educación. El rol de los medios de comunicación. La mujer y la resistencia. Los recursos naturales y el cambio climático. Los movimientos étnicos y de género.

La guerra económica contra Venezuela y la solidaridad con ella.

Geopolítica, poder corporativo y movimientos sociales. Integración continental.  Repasemos estos temarios: son el mapa de la América Latina futura.

4 Por este porvenir hacemos el 12 de abril la Gran Marcha Antiimperialista por la Avenida de la Peruanidad, entre doble hilera de policías con escudos, como si ya estuviéramos presos. Los medios escandalizan con la supuesta invasión de venezolanos.  En realidad, unos 23.239 compatriotas viven en Perú: pero cien mil peruanos viven en Venezuela, y más de 1.200.000 emigraron fuera de su país. Ver la paja en el ojo ajeno y no la migración masiva en el propio es la forma de tampoco vislumbrar el futuro.

Luis Britto García

brittoluis@gmail.com