Noticias de VenezuelaSi no sabes cómo hacer salsa pesto tienes que aprender, ¡es muy fácil!. Además esta salsa es deliciosa, increíble y alucinante, es una de las grandes maravillas que nos brinda la cocina italiana.

¿Sabes qué es la salsa pesto? Es una salsa italiana tradicional de color verde que se prepara con hojas de albahaca fresca molidas junto a dientes de ajo, piñones, queso parmesano y aceite de oliva.

Su origen se ubica en la región de Ligura, cuya capital es Génova. Tiene algunas variantes en otros lugares de Italia. Por ejemplo, en Sicilia le ponen tomates secos y la llaman “Pesto rosso”. En otras regiones, e incluso en otros países, las variaciones son más marcadas, llegando incluso a tener leche, lo cual a mí particularmente no me hace ninguna pizca de gracia.

Mejor hablemos de la tradicional, famosa y deliciosa salsa pesto genovesa, verde, aromática e inigualable, la que usamos para hacer pasta al pesto.

Los ingredientes de la salsa pesto
La salsa al pesto no se cocina, se prepara en crudo, lo que la hace un alimento especialmente fresco y natural, que a su vez hay que conservar bien para que no pierda sus exquisitas propiedades culinarias.

Por ello, la selección de sus ingredientes es importante. Las hojas de albahaca deben estar frescas, muy verdes y muy aromáticas cuando uno las parte con los dedos.

En la receta tradicional se usan dos tipos de queso: parmesano y pecorino (de oveja), mezclándose ambos durante la preparación ó, como algunas personas hacen, usando el parmesano en la mezcla de la salsa y el pecorino lo usa cada quien en su plato servido.

El ingrediente más “difícil” son los piñones, no se consiguen en todos lados y suelen ser caros. Si este es tu caso, puedes sustituirlo por almendras ó nueces sin problema. También hay recetas que no usan ningún tipo de fruto seco.

El aceite debería ser de oliva, parte de la magia está en su uso. Sin embargo algunas personas le ponen aceite de otro tipo de vegetal.

Por último el ajo, con un par de dientes tamaño mediano tienes suficiente.

En el caso de esta receta de salsa pesto, usé un solo tipo de queso, el parmesano. Si quieres/tienes pecorino a disposición, simplemente sustituye la mitad del parmesano por este otro y listo.

Ingredientes

  • 25 gramos de albahaca fresca aproximadamente 2 tazas llenas
  • 2 dientes de ajo medianos
  • ¼ de taza de aceite de oliva
  • Un puñado de piñones almendras ó nueces
  • ¼ de taza de queso parmesano si usas también pecorino, sustituye la mitad por este
  • Una pizca de sal

Preparación

  1. Limpia bien las hojas de albahaca. Ponlas en una licuadora o un procesador de alimentos a velocidad media/baja junto con los dientes de ajo, los piñones (almendras/nueces) y una pizca de sal. Comienza a moler hasta que se haga una pasta.
  2. Seguidamente incorpora poco a poco el aceite de oliva hasta que obtengas una mezcla uniforme. Lo ideal es que no quede muy líquido pero tampoco un taco sólido de masa verde indeterminada.

  3. Agrega el queso parmesano y revuelve. Prueba la sal, si necesita, ponle un toque. De igual modo, si consideras necesario que quede un poco más líquida, puedes agregarle un poquito más de aceite.
  4. Pon la salsa en un envase de vidrio. Tapa bien y reserva.

Si usas tu salsa pesto para hacer pasta, con un par de cucharadas por persona más un chorro de aceite de oliva y algo de queso extra en el plato, tienes una increíble comida.