Seguro nunca probaste esta bebida tradicional y a la vez novedosa.

Siempre estamos buscando nuevas ideas de comidas y bebidas para compartir. Esta bebida popular proveniente de Turquía: el ayran es un hit de los veranos. Allí, el ayran es casi tan común como el agua en nuestras mesas. Se trata de una sencilla  mezcla de yogur, agua y sal que se ha servido durante siglos junto con las comidas o como una bebida refrescante por su cuenta.

Es muy parecida al lassi indio. La diferencia entre el lassi y el ayran es que esta última es una bebida salada, con una textura mucho más fina, que provoca el deseo de beber un vaso tras otro. Es tan refrescante como un vaso de cerveza fría, pero, a diferencia de este, el ayran es bueno para el sistema digestivo y muy hidratante. ¡Y es extremadamente fácil de preparar en casa!

Ingredientes

  • 1 litro de yogur natural
  • 1 litro de agua fría
  • sal a gusto
  • 2 cucharadas de menta seca triturada (opcional)

Preparación

  1. Vierte el yogur en un bol y bate hasta que esté suave.
  2. Agrega el agua y sigue batiendo hasta que se mezclen bien. También puedes usar una batidora eléctrica o una licuadora y mezclar hasta que quede suave y ligero.
  3. Sazona a gusto con sal y menta seca.
  4. Lleva al refrigerador para enfriar bien y sirve en vasos altos con hielo.

Como ves, es una receta excepcionalmente fácil. Y queda mucho más cremosa si utilizas yogur griego en lugar de yogur común. ¡Prueba el ayran y luego nos cuentas!