Los mexicanos comemos de todo, literalmente toooodo. Si hay algo que no comamos es porque no se ha puesto en una tortilla o porque de plano sirve para la industria de la construcción, y es por esto que tenemos la reputación de “raros” (si no me crees, googlea: “Los mexicanos comen raro” y saldrán miles de resultados).

¿Qué es lo más raro que comemos los mexicanos, en el desayuno? Esta es la respuesta.

#1 Torta de chilaquil (Tecolota)

tecolota
elbesohuasteco/twitter

La necesidad del mexicano de poner tortilla a todo es algo normal. Si la persona mexicana tiene una tortilla, el cielo es el límite. Prueba de esto es la famosa Tecolota, la cual consiste en un bolillo (pan de sal) con chilaquiles dentro, que son tortillas con salsa, queso, crema y pollo. Una verdadera delicia y una bomba de calorías que perfectamente cubre tus necesidades diarias de energía.

#2 Tacos de acociles

taco acosiles
galopublicrelations/twitter

Este es un poco menos conocido. Los acociles son parecidos a los camarones, pero en pequeño. Estos amiguitos se fríen y se ponen en una tortilla junto con cebolla y cilantro, para formar un taco. Aunque son algo difíciles de encontrar, suelen ser baratitos, ideales para un desayuno balanceado.

#3 Guajolotas

guajolota con atole
1TalChewbacc/twitter

¿Recuerdas las Tecolotas? Pues las Guajolotas son sus primas hermanas. En este alimento también se usan un bolillo, pero dentro colocan un rico tamal. ¿De qué sabor? ¡Del que quieras! The Sky’s the limit my friend! Mole, verde, rajas o dulce son las opciones más populares. Si lo acompañas con un champurrado calientito (atole de chocolate muy dulce) tendrás una combinación ganadora.

#4 Gazpacho

gaspacho de fruta
razpachos/twitter

Aclaración: El nombre de “gazpacho” también corresponde a una sopa fría de tomate, pimiento, aceite, vinagre, ajo y sal, que es originaria de España.

Este delicioso desayuno mexicano consiste en picar una cantidad de fruta tan grande que no reconozcas lo que estás comiendo: sandía, melón, piña, jícama, el tesoro perdido de la Atlántida y tus sueños rotos. Para terminar, le pones chamoy y chile piquín encima. Una masacre verdadera para los pobres estómagos gastríticos del mundo. On the bright side: Sabe bien chidori.

#5 Tacos de guisado

tacos de guisado
Tacos_ElJarocho/twitter

Por si no ha quedado claro que en México nos gusta meter todo en tortilla, tenemos los tacos de guisado. Huevo en salsa verde, bisteck a la mexicana, chicharrón prensado, huevo duro y hasta moronga (un embutido de sangre y tripas de res o cerdo) van en estos tacos. Además, todos los tacos deben llevar una cucharada de arroz para la dieta, porque el arrosito es light y le da más sabor.

#6 Menudo o pancita

Caldo enchilado con el estómago de una res. ¿Sabe bien? Sí, al menos para algunos. ¿Sirve para quitar la cruda? Cuenta la leyenda que eso y un Boing de mango son un remedio lleno de magia anti-resaca.

#7 Mole de cadera

mole de cadera
hector renero/twitter

Este platillo tiene dividida la opinión de los mexicanos. Consiste en guisar chito (carne de burro, secada al sol) y agregarle mole, que en este caso es más bien un caldo muy consistente. Si alguna vez quisiste saber a qué sabe el burro puedes probar este platillo, acá te esperamos con tus impresiones.

¿Se te antojó algún platillo? Definitivamente estos son desayunos muy raros, pero no deberías dejar pasar la oportunidad de probarlos.