¡Con la comida no! Eso es lo que seguro voy a escuchar luego de que leas esta publicación. Después de haber escrito sobre algunos datos muy perturbadores sobre la comida rápida, pensé ¿y por qué no seguir investigando un poco más a fondo con otras comidas?

Si quieres saber cómo nos engañaron todo este tiempo con algunas comidas que en realidad resultaron falsas, no dejes de leer lo que sigue. Seguro que tu visión al respecto cambiará por completo.

1. El jugo de granada

Según los especialistas, el jugo de granada previene la presión alta y el colesterol malo. Tan bueno resultó que muchas empresas comenzaron a venderlo. Pero lo que nadie dijo fue que realmente no era jugo de granada sino que se trataba de jugo de uva, piel de uva, jugo de manzana y tan solo el 0,1 por ciento de jugo de granada. Lo mejor es comprar la fruta y hacer el jugo por uno mismo.

2. Wasabi

Si amas el picante debes haber probado alguna vez el wasabi. Su consistencia cremosa hace que tu nariz queme por unos minutos. Lamentablemente, el wasabi verdadero no es así cremoso como lo venden en la mayoría de los comercios.

El tradicional japonés se ralla antes de servir porque de lo contrario pierde el sabor picante que lo caracteriza. Por lo general en los locales de comida lo que sirven como wasabi es una mezcla de mostaza, rábano picante y colorante verde.

3. Pastel red velvet o terciopelo rojo

Seguro que te encanta este pastel con su masa roja deliciosa, además del glaseado tan rico. Si a ti no te gusta, pregúntale a algún amigo…seguro que encontrarás más de un fanático. Pero creo que a partir de ahora ya no serán tantos los fans, pues la masa roja tan deliciosa está realizada con colorante artificial. Es decir que no tiene un sabor especial como muchos de nosotros pensamos. Para llorar, ¿verdad?

4. Hamburguesas de vegetales

Este tipo de hamburguesas suenan muy bien para quienes están a dieta o abrazan una vida vegetariana. Sin embargo la mayoría de ellas no contienen ni el 20 por ciento de los vegetales que tanto anuncian. En su lugar contienen ingredientes procesados como el gluten, la soja y el aceite vegetal. Lo mejor, si es que te gustan las hamburguesas de vegetales es hacerlas tú mismo.

5. El jarabe de arce para el desayuno

Si eres de aquellos que no pueden vivir si no tienen jarabe de arce en sus panqueques para el desayuno…creo que no querrás leer esto. La mayoría de los jarabes que puedes comprar en el mercado no son jarabes. Están fabricados con dos tipos diferentes de jarabe de maíz junto con aditivos artificiales que tienen el mismo valor nutricional que un trozo de papel, es decir cero.