Para muchos el mundo se divide entre quienes toman té y quienes toman café. Pues hoy nos decidimos a derribar ese mito.

Sabemos que una taza de café puede ayudarnos a mantenernos despiertos durante una mañana de trabajo o estudio tediosa y nadie se atrevería a negar la tentación que implica una taza de café humeante. Sin embargo, el exceso de cafeína puede afectar nuestra salud y nuestro estado de ánimo.

La mayoría de los tés, por su parte, contienen cafeína pero en menor cantidad que el café y muchos de ellos incluso nos ayudan a liberarnos del estrés. Además cada té nos permite una infinidad de combinaciones ya sea agregando frutas o condimentos que potencian ciertas propiedades de la infusión y le suman un sabor exquisito. Hoy compartimos contigo entonces 3 recetas de tés que mejoran el aspecto de la piel y promueven el bienestar de todo el organismo. Descúbrelos a continuación.

2. Té helado de jengibre, cúrcuma y naranjas

La cúrcuma es una especia que ha sido utilizada durante cientos de años en oriente y que de un tiempo a esta parte se ha incorporado en muchas recetas no solo de cocina sino también de belleza. Es que la cúrcuma combate la caspa, el acné, las estrías, fortalece el sistema inmunológico, mejora el estado de ánimo e incluso ayuda a prevenir el Alzheimer. Junto con las bondades del jengibre y la frescura de las naranjas esta bebida se convierte en la opción perfecta para los amantes de los cítricos.

Ingredientes

  • 3 tazas de agua purificada
  • 1 raíz de cúrcuma cortada en rodajas finas o 1 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • Jengibre rallado (aproximadamente 2,5 centímetros de raíz)
  • Jugo de 2 naranjas
  • 2 bolsitas de té de menta
  • 1 cucharadita de miel pura
  • Hielo
  • Hojas de menta para decorar
  • Rodajas de naranja para decorar

Paso a paso

  1. En una olla mezcla el agua con el jengibre y la cúrcuma. Deja que hierva a fuego bajo.
  2. Agrega las bolsitas de té de menta, cubre la olla y cocina a fuego lento durante 5 minutos.
  3. Apaga el fuego, cuela la bebida y deja que se enfríe.
  4. Combina en una jarra el jugo de las naranjas, el té, los cubos de hielo y la miel.
  5. Sirve con más hielo y decora con rodajas de naranja y hojas de menta.