Hace unos meses salió a la luz en la biografía de Alistair Campbell, responsable de relaciones públicas que asesoró a Tony Blair, en la que aseguraba que Van Nistelrooy fue vendido al Real Madrid por ofender a Cristiano mientras ambos jugaban en el Manchester United. Uno de los motivos que contaba Campbell es que el holandés dijo que Cristiano había encontrado en Carlos Queiroz a su nuevo padre, algo por lo que pidió disculpas, aunque no fueron aceptadas por el portugués (incluso en 2012 el holandés dijo que “era vanidoso pero no arrogante”), contó AS.

Ahora, Wayne Rooney, icono del United que milita en el Everton, ha reconocido en Sky Sports que la relación entre ambos no era buena: “Van Nistelrooy estaba acostumbrado a que Beckham y Giggs llegaran hasta la línea de fondo para centrarle balones y que él decidiera. Después apareció Cristiano y eso se le acabó. Creo que acabó frustrado. Él era uno de los mejores goleadores con los que he jugado. Más tarde, todos veían que tenía un problema con Cristiano. Uno de ellos tenía que salir y creo que Alex Ferguson tomó la decisión correcta”.

Durante la temporada 2009-2010, Cristiano llegaría al Real Madrid, donde se encontraría de nuevo con Van Nistelrooy, aunque no jugaron nunca juntos, puesto que de los cuatro partidos que disputó antes de marcharse al Hamburgo el holandés no coincidió con el siete salvo para darle el relevo en un partido ante el Xerez.