Si te rezongaban por no tener nunca tu cuarto ordenado, dormir demasiado tarde o ser «boca sucia», debes saber que estos «defectos» pueden estar directamente relacionados con el Coeficiente Intelectual más elevado. ¡Lo dice la ciencia!

De acuerdo con un estudio científico publicado por Science Direct, las personas inteligentes tienden a dormir más tarde, hablar malas palabras y ser más desordenadas. La investigación mostró, incluso, que quienes insultan o maldicen un mayor número de veces por minuto también representan la puntuación más elevada en un test de Coeficiente Intelectual. El trabajo concluye, por lo tanto, que un vocabulario rico en palabrotas es una señal de fuerza retórica.

El trabajo también indicó que las personas que tienden a dormir tarde en la noche o en la madrugada representan mayores índices de inteligencia. Asimismo, según otra investigación hecha por la Universidad de Minnesota, los desordenados también tienen mayor I.Q.

La explicación sugiere que, si no pasas mucho tiempo limpiando y organizando todo a tu alrededor, tu mente estará ocupada con cosas más importantes. Además, se observó que, al contrario de lo que mucha gente imagina, un ambiente desordenado lleva a un flujo de trabajo más creativo.